Preparación en moka

La cafetera moka es uno de los métodos con mayor tradición en la cultura cafetera. Esta icónica cafetera sigue siendo la favorita de muchos amantes del café tipo espresso al estilo italiano.

El diseño original fue desarrollado por la firma Bialetti en 1933. Hoy, más de 80 años después de ser patentado, esta marca sigue produciendo y vendiendo la cafetera de aluminio que se ha convertido en un clásico.

Para la preparación en moka se necesitan los siguientes elementos:

Lo primero es explicar la anatomía de la cafetera. Esta tiene partes cuerpos: la base, la cápsula de café y el cuerpo superior. Estas se acoplan una con otra en el centro de la cafetera, que puede ser desarmada fácilmente con un movimiento tipo rosca.

Para empezar llena con agua caliente la base hasta el nivel de la válvula y ubica la cápsula de café dentro de la base.

Utilizar agua caliente ayuda a evitar que el café se cocine y mantenga sus sabores; si no es posible, la cafetera también funcionará con agua fría.

Vierte dentro de la cápsula el café molido (molienda media), con una proporción de 7g. por cada 100ml. de agua. Es importante distruibuir el café dentro de la cápsula para garantizar la mejor extracción. También es bueno compactar un poco la molienda para que el agua pase de forma uniforme y con mayor presión.

Nuestra cuchara dosificadora es una gran ayuda para este paso. Si aún no la tienes, pidela gratis con tu próximo pedido!

Encaja y enrosca el cuerpo superior sobre la base, asegurando que el filtro de la parte inferior esté limpio. Ya la cafetera está lista para el horno.

Pon la cafetera en el horno y enciende el fuego. Si la resistencia es de gas, asegúrate de que el asa no quede al alcance de la llama para evitar que se derrita.

Cuando el agua llegue a su punto de ebullición pasará a través del café en la cápsula y la bebida se irá formando en el cuerpo superior. Debes estar pendiente de esto, que tomará de 2 a 5 minutos según las condiciones del agua y el horno; incluso puedes dejar la tapa abierta para revisar cómo va.

Al principio el café empezará a salir de manera intermitente y tendrá un color claro; progresivamente el flujo se hará constante y cambiará el color, apareciendo la crema.

Cuando pare este flujo constante significa que el café esta listo. Saca la cafetera del horno y cierra la tapa superior para evitar derrames.

Sírvelo en tazas de cerámica o porcelana y disfrutalo fresco. Nosotros lo preferimos negro, pero puedes agregar azúcar o crema al gusto.

Esperamos que hayas disfrutado de una buena taza en la cafetera moka. El café es un mundo para disfrutar y experimentar, así que atrévete a ajustar esta receta según tus gustos.

HISTORIAS RELACIONADAS